Híbridos genéticamente uniformes

  • enero 18, 2022

Para asegurar que nuestros híbridos sean genéticamente lo más uniforme posible, se conducen dos tipos de pruebas según sea el caso para ciertas especies. Las pruebas de «Grow out» o de «Lectura de campo» y la de Electroforesis. Los «Grow out» consisten en plantar en el campo una muestra significativa de plantas de cada determinado lote de semilla producida y una vez que se puedan leer los fenotipos completamente, es decir las características genéticas (previamente determinadas), son establecidas por un especialista la pureza y uniformidad de cada híbrido. La prueba de electroforesis es un método de laboratorio que consiste en determinar el porcentaje de híbrido de cada lote de semilla a niveles del DNA, lo que lo hace muy confiable para asegurar la uniformidad genética.

También se realizan pruebas fitopatológicas para cada lote de semilla y según la especie. Estas pruebas consisten en determinar si existen semillas contaminadas por ciertos patógenos que afecten considerablemente el funcionamiento de los cultivos. Por ejemplo en el caso de las Crucíferas como el brócoli, repollo y coliflor se realiza para cada lote de semilla comercial exámenes para detectar la «Pudrición negra» (Xanthomonas campestris) que es de vital importancia para el productor. Otros ejemplos son las pruebas para detectar ciertos virus en el tomate, el chile y la lechuga y bacteria en la sandía, así como ciertos hongos patógenos en el melón.

Más artículos que pueden interesarte